PMI - Nuestro compromiso

Nuestro compromiso

Una nota aclaratoria sobre la naturaleza de nuestro testimonio y servicio

Es en obediencia al mandato del Mesías Jesús de ser testigos suyos entre todas las naciones (Mateo 28:18-20a) y a la exhortación apostólica de representar a Cristo con gentileza y respeto (1 Pedro 3:8- 17b), que buscamos dar testimonio de las buenas noticias de salvación, perdón, redención y reconciliación ofrecidos por Dios en Jesús el Mesías. Él es la presencia plena del reino de Dios, quien libremente invita a todos a participar ahora y por siempre en la abundante nueva vida de su reino. Es por eso que deseamos compartir con los demás de formas acordes con los siguientes compromisos:

  1. Reflejar y honrar el espíritu y los valores del Mesías.
  2. Ser fieles al evangelio, según fue revelado y registrado en las Escrituras bíblicas.
  3. Comunicar el profundo amor de Dios por todos, sin distinción de género, etnia, condición social, religión, u otra cualquiera.
  4. Depender del Espíritu Santo de Dios para revelar verdad y transformar vidas.
  5. Rechazar el uso de toda forma de violencia, imperialismo, soborno, intimidación, coerción, denigración, tergiversación y engaño.
  6. Ser respetuosos hacia las personas de otras culturas, lenguas y religiones.
  7. Buscar la paz, el diálogo y la comprensión mutua.
  8. Escuchar y responder atentamente a las preguntas, objeciones y testimonio que otros tengan para nosotros.
  9. Ser honestos y sinceros y estar dispuestos a sufrir por amor a la justicia y la verdad.
  10. Buscar bendecir y edificar la Iglesia o Cuerpo de Cristo, tanto local como mundialmente.
  11. Trabajar por el bienestar de los demás seres humanos, en especial los más desfavorecidos, sin ninguna motivación de intromisión política.
  12. Tomar en serio el valor singular de cada persona, idioma y cultura.
  13. Respetar a las autoridades gubernamentales.
  14. Mantener en alta estima las relaciones de familia y los valores morales.
  15. Reconocer plenamente la dignidad y libertad de decisión de cada ser humano.

Si alguien nos ve incumplir estos compromisos, agradeceríamos que nos lo comunique para poder tomarlo en seria consideración en nuestro esfuerzo por ser fieles siervos de Dios.

Jesús se acercó y dijo a sus discípulos: «Se me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Por lo tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Enseñen a los nuevos discípulos a obedecer todos los mandatos que les he dado. Y tengan por seguro esto: que estoy con ustedes siempre, hasta el fin de los tiempos». ateo 28: 18-20]
En fin, vivan en armonía los unos con los otros; compartan penas y alegrías, practiquen el amor fraternal, sean compasivos y humildes. No devuelvan mal por mal ni insulto por insulto; más bien, bendigan, porque para esto fueron llamados, para heredar una bendición. En efecto, «el que quiera amar la vida y gozar de días felices, que refrene su lengua de hablar el mal y sus labios de proferir engaños; que se aparte del mal y haga el bien; que busque la paz y la siga. Porque los ojos del Señor están sobre los justos, y sus oídos, atentos a sus oraciones; pero el rostro del Señor está contra los que hacen el mal.» [Salmo 34.12-16]
Y a ustedes, ¿quién les va a hacer daño si se esfuerzan por hacer el bien? ¡Dichosos si sufren por causa de la justicia! «No teman lo que ellos temen, ni se dejen asustar.» Más bien, honren en su corazón a Cristo como Señor. Estén siempre preparados para responder a todo el que les pida razón de la esperanza que hay en ustedes. Pero háganlo con gentileza y respeto, manteniendo la conciencia limpia, para que los que hablan mal de la buena conducta de ustedes en Cristo, se avergüencen de sus calumnias. Si es la voluntad de Dios, es preferible sufrir por hacer el bien que por hacer el mal. [1 Pedro 3: 13-17]
Translate »